4000 personas defendieron Can Vies

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

El barrio de Sants escuchó ayer la rabia e indignación de 4000 barceloneses tras el desalojo en pleno caos mediático post-electoral de ‘Can Vies’, un Centro Social Autogestionado con 17 años de historia.

Por AITOR FERNÁNDEZ, PEDRO MATA Y PABLO ROGERO >

desalojo-can-vies-pedro-mata

La manifestación contra el desalojo de Can Vies juntó a miles de manifestantes | Foto: PEDRO MATA (Fotomovimiento)

El histórico Centro Social Autogestionado Can Vies, que llevaba semanas alerta contra un desalojo inminente, fue desocupado ayer. Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), empresa propietaria del edificio, acabó así con los 17 años de historia de un referente social situado entre los números 40 y 42 de la calle Jocs Florals de Barcelona. El desalojo, que comenzó sobre las 13 horas, se prolongó hasta bien entradas las 7 de la tarde, pues los manifestantes habían inventado ingeniosas formas de resistir. Algunos activistas se enterraron debajo de la estructura del hormigón y otros se subieron a la torre, de donde los desalojaron con una gran grúa.

La empresa TMB se apresuró a emitir en su página web un comunicado respecto a su posicionamiento frente al desalojo. En él se limita a destacar el “derecho de la propiedad” y afirma que el edificio “se pondrá a disposición de la ciudad, pues no es edificable”. No destaca, sin embargo, el histórico de actividad que tenía el centro social, los porqués de una causa judicial tan larga ni los intentos de negociación por parte de los integrantes del proyecto. Más de 200 entidades, colectivos y actores políticos se habían adherido contra el la decisión de TMB. También habían sido muy numerosos los actos populares de apoyo al Centro, con un fuerte enraizamiento dentro del barrio de Sants.

Miles de personas acudieron a la llamada de resistencia durante toda la tarde. Lo hicieron a pesar del cierre temporal de las estaciones del Metro de Barcelona próximas a Can Vies y a pesar del corte de calles y de las identificaciones aleatorias y sucesivas por parte de Mossos -según informaban diversos activistas en la red social Twitter-. Tras el desalojo, miles de personas acudieron a la manifestación espontánea convocada por el propio colectivo, que comenzó en la plaza Joan Peiró. Los antidisturbios persiguieron a los manifestantes a golpe de porra, les dispararon con escopetas de foam -el arma que ha reemplazado a las ‘balas de goma’ que alcanzan los 200 km/h- y atacaron las sedes del medio de comunicación La Directa y de la cooperativa Ciutat Invisible al albergar a manifestantes que huían de las persecuciones. Una unidad móvil de la televisión catalana fue incendiada y se han contabilizado al menos tres heridos y dos personas detenidas.

Varias generaciones habían pasado por Can Vies, un centro que hizo una gran labor social y ha mantenido siempre de su lado la opinión popular. La espontaneidad en Barcelona vive, a pesar de los ataques de un ayuntamiento que desde los años 90 la reprime para erradicarla.

Vídeo de Pablo Rogero y del alumnado del taller de Cine Documental ‘DateCuenta’

 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

About Aitor Fernández

Fotoperiodista freelance para el massmedia hasta que fundó DateCuenta. Entre sus proyectos destacan “Las voces de los cayucos”, “Mujeres valientes” o “Vencidxs”, donde se recuperaron más de 100 memorias orales para entender nuestra historia más reciente. También es docente en nuestra escuela de comunicación libre.

There is one comment

Comentarios