Premio de Fotoperiodismo DateCuenta 2017: “Hice la foto y me fui a llorar, no sé si de rabia o de pena”

Marc Sanye obtiene el Premio de Fotoperiodismo DateCuenta 2017

La otra frontera” es una denuncia sobre el día a día de las personas refugiadas en los límites de Europa

Por AITOR FERNÁNDEZ | @aitorfe

“Era octubre de 2015 y mi último día de trabajo en Lesbos. Decidí acercarme al lugar donde llegaban todas las barcas, una pequeña playa al lado de Skala Sikaminea, al norte de la isla. De una barca empezaron a bajar muchas personas, pero me di cuenta que un grupo de cuatro o cinco se había quedado dentro. Algo pasaba. Una mujer había fallecido y sus propios familiares estaban tumbando en la tierra su cuerpo sin vida. Había muerto de hipotermia durante el trayecto. La barca se había quedado sin combustible y se había inundado. Hice la foto y me fui a llorar, no sé si de rabia o de pena”.

Es el relato del fotoperiodista Marc Sanye. Habla de una de las imágenes que más impactó al comité de selección de trabajos: una pareja, arrodillada y abrazada, llora al pie de un cuerpo sin vida.

Es el segundo año que DateCuenta otorga un premio de fotoperiodismo en el marco del Festival Gollut de cine y fotografía comprometida. El año pasado, el reportaje ganador pertenecía a Patricia Bobillo, fotógrafa, auxiliar de enfermería y una de las personas que ha participado en el comité de selección de trabajos de este año. Ambos coinciden en mostrar las realidades que les preocupan con mucha calidad y humildad: no en vano, conviene recordar que el premio de este concurso no es monetario, sino una beca formativa completa en nuestra escuela.

Marc Sanye (Osona, 1977), actualmente fotoperiodista en El 9 Nou, se formó en el Institut d’Estudis Fotogràfics de Catalunya y se especializó como fotoperiodista en zonas de conflicto. Como muchas personas, fue impactado por la imagen de Aylan Kurdi, el niño de 12 años muerto en una playa turca. “Decidí coger mi cámara e irme a Kos, una de las islas griegas donde llegaban refugiados”, explica. “Después empecé a cubrir el tema más a fondo y viajé a Lesbos para más tarde recorrer las rutas de los refugiados hacia Europa“.

El trabajo de Marc va mucho más allá de la anécdota y en DateCuenta hemos valorado su capacidad para elaborar un discurso coherente. Los encuadres de Marc se posicionan frente a la injusticia. Sus metáforas periodísticas gritan contra la desidia de todo un continente. Las distancias focales que elige demuestran que estuvo allí para mucho más que conseguir fotografías impactantes. Su visión fotográfica mantiene un discurso coherente que insiste en iluminaciones pictóricas y en colores apagados, quizá símbolo de la desesperación de la que ha sido testigo.

Además, las imágenes del fotoperiodista hablan de dignidad, de un fotógrafo que ha cuidado a las personas que tenía delante. “Me aproximé a ellos, sobre todo, con respeto, intentando informarme al máximo posible de la situación”, detalla. “Intentaba ponerme en su lugar, comprender de dónde venían y qué había sucedido para que se tuvieran que haber marchado. Luego me acercaba con naturalidad, de tú a tú”.

En DateCuenta nos alegramos mucho de haber conocido a Marc y de tenerlo este año como alumno. Sin duda aprenderemos mucho de su visión periodística y de su trabajo. “Creo que el futuro del fotoperiodismo pasa por contar historias muy diferentes, pero con profundidad y recorrido”, opina. Para nosotros, Marc Sanye es ya un compañero de referencia más al que auguramos un largo recorrido. Marc es, sin duda, uno de esos fotoperiodistas comprometidos con un sufrimiento que no parece tener final.

Comentarios