La calle es mi escuela (Proyectos Finales 14/15)

1 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 1 1 Flares ×

En Rumanía, el país con más analfabetos de Europa, cientos de miles de niños no van a la escuela. Muchos pasan el día en la calle. Nuestra alumna Andreea Petrache entabló confianza con un grupo de Brasov y utilizó sus retratos como proyecto final del curso Fotoperiodismo Libre 14/15. Hoy comenzamos a liberar todos los proyectos.

Por ANDREEA PETRACHE >

La calle es mi escuela 07 - Foto: ANDREEA PETRACHE

La calle es mi escuela | Foto: ANDREEA PETRACHE

En Rumania hay 65.000 niños de entre 7 y 10 años que no van a la escuela. Según Unicef, es el país con más analfabetos de toda Europa.

Me encontré con algunos de ellos en mi último viaje, en mi ciudad natal Brasov. Les pedí permiso para retratarlos y aceptaron contentísimos. Recibir tanta atención por parte de un desconocido les pareció raro y empezaron a posar. Normalmente la gente les ignora, parece que no fueran más que parte del paisaje urbano.

la-calle-es-mi-escuela_08

La calle es mi escuela | Fotos: ANDREEA PETRACHE

Volví otro día. No fue difícil encontrarlos otra vez. Están allí cada día, en la calle, en el parquing del supermercado, entre los coches, cuando el semáforo se pone rojo. Pero el punto de encuentro es la estación de tren, donde cogen el cercanías cada día para volver a sus casas.

Empiezan a ganarse la vida a una edad muy frágil, pero eso no les impide coger la pelota de fútbol y jugar mientras “trabajan”. Van en grupos de tres o cuatro. Son aún unos niños, pero en sus rostros ya hay marcas de la vida dura que llevan. Viven en las afueras de la ciudad, en unos pueblos marginales y viajan cada día para pedir por la calle. Se ofrecen a limpiar los cristales de tu coche, a llevarte el carro de tu compra para así quedarse con unos 5 bani (unos 20 céntimos de euro). Mientras, sus padres reciclan el plástico de los contenedores de basura.

La calle es mi escuela | Foto: ANDREEA PETRACHE

La calle es mi escuela | Foto: ANDREEA PETRACHE

La última vez que volví, fui a llevarles impresas las fotografías que les había hecho. Para la mayoría, estas fueron sus primeras fotografías en papel. Sus historias son tristes y no auguran un futuro brillante. Mientras debieran estar tomando apuntes en la clase de matemáticas, empujan carros de la compra. Mi mayor alegría sería que en unos años, cuando sean mayores, miren estos retratos con cariño.

1 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 1 1 Flares ×

About Alumnos DateCuenta

Somos una entidad sin ánimo de lucro dedicada al mundo de la comunicación libre cuya escuela sirve como fuente de financiación de sus proyectos. Queremos revolucionar la enseñanza de las materias de la comunicación gráfica y escrita: nos autogestionamos, somos prácticos, económicos y ponemos el componente humano por encima de todo. Este artículo ha surgido de la tutorización a su autor/a.

Comentarios