“Los jóvenes tenéis algo que nosotros ya no tendremos jamás”

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Se nos ha apagado otra luz en medio de la tiniebla. Hoy nos ha dejado Antonio Torres, «un hombre normal y corriente, que en su juventud luchó con fe y lealtad para que terminaran las injusticias». Y no podemos evitar sentirnos huérfanos. No podemos.
Por MÓNICA SOLANAS y AITOR FERNÁNDEZ

Antonio Torres en 2011 | Foto: AITOR FERNÁNDEZ

Antonio Torres en 2011 | Foto: AITOR FERNÁNDEZ

Cuando Antonio se puso ante la cámara para ser parte de los testimonios que hoy dan vida al proyecto Vencidxs, cuando recordaba para nosotros lo que no reflejaba su sonrisa y su calidez, nos confesó que hacerlo le dolía. «Pero entonces no me dolía. En la guerra se endurecen los corazones»

Su camino fue muy duro. Salió de Málaga con 18 años y no pudo regresar hasta haber cumplido los 27. Perdió su juventud lejos de su madre y su hermana, entre bombas, trincheras, compañeros fusilados, trabajos forzosos; entre «escenas que no se te olvidan». Marchó dejando su infancia en una Málaga «de miseria, de paro» para volver adulto a «la misma tierra de siempre», una tierra en la que «en cada pueblo había cien Francos, cien esbirros del diablo»

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]Yo he ido a la verdad. A hacer algo bueno, a ayudar”. [/four_columns]

Con 96 años, Antonio Torres tenía la sabiduría que le impuso la vida para afirmar rotundo y certero que «en lo esencial no ha cambiado nada». Aquella CNT a la que se afilió con 14 años «ya no se ha visto nunca más». Sabía que es difícil organizar a la gente, «no quieren miseria, viven al día»

En su pensamiento no guardaba rencor a nadie, tenía la conciencia muy tranquila. «Yo he ido a la verdad. A hacer algo bueno, a ayudar». En su mente solo cabía el anhelo de una paz verdadera, el deseo de la libertad para todos.

Con 96 años, Antonio veía en la neblina de su horizonte malagueño el borroso porvenir de la juventud del siglo que le ha visto morir. «Pero ¡cuidado! Los jóvenes tenéis algo que nosotros ya no tendremos jamás». Pero hoy no podemos evitar tener un profundo sentimiento de desamparo.

No permitiremos que se borre su Memoria.

 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

About Mónica Solanas

"Nací con un lápiz y una libreta en una mano, mientras con la otra arrastraba algún libro. La curiosidad hizo el resto." Mónica Solanas ha trabajado de muchas cosas, pero es ante todo periodista. También enseña (o "ayuda a aprender", como le gusta afirmar) en nuestra escuela de comunicación libre. Si te ha gustado este artículo, no te pierdas su blog.

There are 3 comments

  1. XOXENEL AZCANO

    No podemos olvidar a estos Hombres y Mujeres, que lucharon incansables hasta el final de sus vidas. Nunca claudicaron, no pudieron con ellos ni la guardia civil, ni los militares, ni los somaténes y contrapartidas. Nadie, nadie los doblegó.
    Solo por eso merecen que su Lucha continúe y Empuñar Hoy las “Armas” que Ellos vayan dejando.
    VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA!!!

Comentarios