“El único futuro que imagino es una Palestina libre para mis hijos”

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

El estado de Israel decidirá el domingo 8 de febrero si el activista Abdallah Abu Rahma entra por quinta vez en prisión. Su delito: participar en los comités populares que organizan manifestaciones pacíficas frente al muro. Abu Rahma es ya uno de los símbolos de la resistencia contra la ocupación israelí.

Por AITOR FERNÁNDEZ>

Abdallah Abu Rahme enfrentándose a uno de los militares israelíes durante una manifestación pacífica. | Cortesía NOVACT

Abdallah Abu Rahma discutiendo con uno de los militares israelíes durante una manifestación pacífica. | Cortesía PSCC

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]Según Amnistía Internacional, Israel construye el 80% de la barrera en territorio palestino[/four_columns]

ACTUALIZACIÓN 2 FEB. La barrera israelí de Cisjordania, que se sigue construyendo a pesar de que la Corte Internacional de Justicia decretara su ilegalidad en 2004, se adentra hasta más de 20 km en en algunos tramos de territorio palestino. Mientras Israel declara que la “valla/muro” (una estructura compleja que cuenta con muchos medios de protección y separación) es necesaria contra la incursión de terroristas palestinos, organizaciones como Amnistía Internacional han denunciado reiteradamente que el 80% de la barrera se está construyendo en territorio reconocido internacionalmente como palestino para ser poblado por israelíes.

Abdallah Abu Rahma es un antiguo maestro de escuela de 44 años que ejerce desde 2004 como coordinador del Comité de Resistencia Popular (PSCC) de Bi’lin, situado a 23 km de Ramala. El objetivo del PSCC es frenar la ocupación a través de la resistencia pacífica y atender la supervivencia de los campesinos expulsados de las tierras expropiadas por Israel. Los habitantes de Bi’lin se manifiestan todos los viernes desde hace más de 9 años contra la ocupación, que cuenta ya en la zona con cinco asentamientos donde viven 55.000 colonos a lo largo de 200 hectáreas.

Los habitantes de Bi’lin sólo disponen de 120 hectáreas de tierra para subsistir y del permiso de tres días a la semana para regarlas; asimismo se ven afectados por la prohibición de la libre circulación y por la represión diaria a la que el ejército los tiene acostumbrados: el Código Militar israelí aplicado en Cisjordania se usa contra la población civil con el objetivo de restringir el derecho de los palestinos a la libertad de expresión y de reunión. Es algo que denunció Frank W. La Rue, siendo Relator Especial de la ONU de Promoción y Protección del Derecho a la Libertad de Opinión y Expresión, tras su visita a los territorios palestinos ocupados en diciembre de 2011.

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]Según la ONU, Israel aplica contra los palestinos de Cisjordania un Código Militar que restringe el derecho a la libertad de expresión y de reunión”[/four_columns]

La Orden Militar número 101 “sobre la prohibición de actos de incitación y propaganda hostil”, dictada en 1967 y aún en vigor, sostiene que el Estado de Israel podría castigar con hasta 10 años de prisión a las personas que se reúnan en grupos de 10 o más “con fines políticos o para un asunto que pudiera ser interpretado como tal”, salvo que hayan recibido autorización previa para hacerlo. Asimismo, la Orden Militar 1651 “sobre Disposiciones de Seguridad, versión refundida” es usada, según Amnistía Internacional, para “negar el derecho a manifestarse pacíficamente o como pretexto para usar la violencia al dispersar a los manifestantes”. Ambas disposiciones incumplen la obligación contraída por Israel en virtud del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de respetar y defender los derechos a la libertad de expresión y de reunión pacífica.

Mapa de la valla-muro (línea roja) adentrándose en el territorio reconocido internacionalmente como palestino (línea verde). El círculo rojo es Bi'lin y los círculos rojos son Checkpoints. | Mapa cedido por B'Tselem

Mapa de la valla-muro (línea roja) adentrándose en el territorio reconocido internacionalmente como palestino (línea verde). El círculo rojo es Bi’lin y los círculos rojos son Checkpoints. | Mapa cedido por B’Tselem (“Dignidad Humana, en hebreo, es un centro de información israelí para los Derechos Humanos en territorios ocupados).

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]Lucho por la libertad y por la de mi pueblo, para que mis hijos puedan conocer una Palestina libre[/four_columns]

Abu Rahma ha conocido la cárcel en varias ocasiones. En 2010 fue condenado a 16 meses tras ser declarado culpable de dos cargos de incitación (“el intento verbal o de otro tipo para influir en la opinión pública de manera que se pueda perturbar la paz o el orden público”) y organización de “manifestaciones ilegales”. En octubre de este año, fue declarado culpable por interferir en el trabajo de un soldado durante una manifestación pacífica en solidaridad con los presos políticos, muchos de ellos en huelga de hambre. “Dijeron que estaba enfrente de una excavadora”, sostiene Abdallah. El Instituto Internacional por la Acción No Violenta (Novact), que defiende una media de 140 casos anuales de personas detenidas por el ejército israelí, afirma que las cortes militares utilizan constantemente “tretas legales” para encarcelar a activistas. En 2011, argumenta Ana Sánchez, se condenó a Abu Rahma por posesión de armas al comprobar que éste portaba “unas latas vacías de gas lacrimógeno disparado por el ejército que recogía para pintarlas o hacer manualidades”. Novact denuncia también “redadas nocturnas, cortes de agua y otros ejemplos de lo que claramente constituye un castigo colectivo”. Y asesinatos, algunos sonados como el del niño de 10 años Ahmed Mousa, o el reciente del ministro palestino Ziad Abu Eid. Apunta que tres familiares de Abdallah también fueron asesinados por el ejército israelí.

PSCC denunció el pasado 28 de febrero el caso de la niña de 14 años Malak al-Khatib, interrogada sin presencia adulta y encarcelada durante dos meses.

PSCC denunció que el pasado 31 de diciembre la niña de 14 años Malak al-Khatib fue “detenida durante 23 días, interrogada sin representación adulta y condenada a dos meses de cárcel” por “presunto lanzamiento de piedras y posesión de arma blanca”

“Los tribunales militares”, afirma Gaby Lasky, abogada de Abu Rahma, “son un instrumento de la ocupación y sus veredictos se diseñaron para ayudar a que la ocupación palestina continúe.” La ONG palestina Addameer ha documentado más de 26.000 detenciones administrativas a civiles en los últimos cinco años. Las detenciones administrativas son encarcelaciones indefinidas que se ejecutan sin que se hayan formulado acusaciones ni haya habido un juicio previo. “Lucho por la libertad y por la de mi pueblo”, responde Abu Rahma cuando le preguntamos por el miedo a la cárcel, “la causa palestina es una causa justa, amparada por el derecho internacional humanitario. La solidaridad de la sociedad civil internacional me anima a seguir luchando.”

Campaña de recogida de firmas

La Coordinadora de Comités de Resistencia Popular de Palestina ha iniciado una campaña de recogida de firmas para visibilizar la situación de Abdallah y de la resistencia palestina contra la ocupación israelí, así como para tratar de impedir su quinta entrada prisión. La buena organización del Comité de Bi’lin consiguió en 2007 que la Corte Suprema de Israel considerara que la construcción de 2 km de muro no estaba justificada. A la Corte no le convencieron las razones de seguridad que el Gobierno argumentó y ordenó el redibujado del trazado. La desmantelación se realizó cinco años más tarde, pero los habitantes de Bi’lin recuperaron así dos tercios de las tierras incautadas. “Mi sueño es que mis hijos vivan en una Palestina libre y ese es el único futuro posible que imagino”, concluye Abdallah.

Hemos intentado entrevistar a la portavoz de la embajada de Israel en España para conocer la versión israelí de los hechos, pero, a pesar de la insistencia, nadie ha querido contestar nuestras preguntas.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

About Aitor Fernández

Fotoperiodista freelance para el massmedia hasta que fundó DateCuenta. Entre sus proyectos destacan “Las voces de los cayucos”, “Mujeres valientes” o “Vencidxs”, donde se recuperaron más de 100 memorias orales para entender nuestra historia más reciente. También es docente en nuestra escuela de comunicación libre.

There are 2 comments

Comentarios