Esteban Velázquez: “África necesita justicia” (serie migrantes #2)

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Esteban Velázquez, misionero jesuita e inquebrantable luchador, es actualmente responsable del proyecto de la Delegación de Migraciones del Arzobispado de Tánger en Nador, cuyo objetivo es la mejora de las condiciones de vida y dignidad de los migrantes más vulnerables. Nos cuenta cómo ha surgido este proyecto y reflexiona acerca de la situación migratoria actual.

Por DANIELA FRECHERO>

Esteban Velázquez en una de las obras en Nador que ha impulsado el Arzobispado para la atención a los migrantes. | Foto: DANIELA FRECHERO

Esteban Velázquez, delante de la obra que están construyendo en Nador para el alojamiento temporal de los migrantes. | Foto: DANIELA FRECHERO

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]Mi pregunta permanente es: “¿Qué podemos hacer inteligentemente para que haya soluciones humanas lo antes posible?”[/four_columns]

¿Cómo y cuándo se creó este proyecto en Nador?

Este proyecto nace por la confluencia de dos voluntades. Por una parte el Arzobispado de Tánger (que abarca el norte de Marruecos), quería que hubiese aquí un trabajo como el iniciado ya en esa ciudad. Por otro lado, Médicos Sin Fronteras (MSF) había anunciado en febrero de 2013 que se marcharía de aquí, pero tenía interés en buscar organizaciones que continuaran con todo o parte de su trabajo. Tuvimos un diálogo de 5 meses con ellos, nos pusieron en contacto con otros organismos para conseguir financiación (Cooperación Suiza y la Organización Internacional para las Migraciones) y llegamos a un acuerdo. En junio de 2013 comenzamos con el proyecto de una manera oficial aunque de hecho habíamos empezado el 15 de abril.

¿Con qué panorama se encontraron?

Desde hacía años la asistencia era reducida; sin embargo la necesidad era muy grande, y por tanto había que reorganizarlo todo. MSF venía una semana al mes con su clínica móvil y las urgencias eran atendidas por teléfono desde Oujda, comunicándose con Protección Civil de Nador que solo se limitaba a llevar a los inmigrantes a los centros de salud.
Como nuestro proyecto no tenía tanta financiación como la de MSF decidimos, tras un diálogo y consenso con ellos, hacer un acompañamiento de las personas migrantes a los centros de salud y hospitales para que el sistema sanitario marroquí fuese lo mejor posible y nosotros complementarlo, en lugar de continuar con esa clínica móvil.

¿En qué consiste ese acompañamiento?

El acompañamiento consta de varios aspectos fundamentales: primero, el traslado de migrantes desde los montes hacia los centros de salud o al mismo hospital, especialmente cuando hay consecuencias del intento de paso de vallas;  en segundo lugar,  los acompañamos psicológica y físicamente  en todo ese proceso para que sean tratados lo mejor posible. La traducción es otro punto importante.

También nos ocupamos de la compra de medicamentos, uno de los conceptos más importantes de nuestro presupuesto, ya que el sistema de salud marroquí, aunque atiende sin ninguna exclusión a todo emigrante que llega a sus centros, no paga absolutamente nada (inclusive del material quirúrgico, que ha de cubrir el propio paciente). Asimismo, nosotros pagamos operaciones, pruebas externas que no sean asumidas por el sistema sanitario, tratamientos.

¿Cómo les recibieron las autoridades locales de Nador?

Como responsable del proyecto me entrevisté con el Delegado de Salud. Si bien no hay un permiso escrito, ha bastado el verbal. Siempre nos permitieron trabajar en el hospital, aunque ha habido algún momento de tensión, pero no ha pasado a mayores.

Las dificultades se presentaron mas “en el terreno”. El Gobernador, después de siete meses, me concedió una entrevista. En esta conversación, su discurso era que podíamos hacer lo que queramos con tal que “no pasáramos la raya del respeto a las instituciones marroquíes.” Le pedí un permiso escrito y me derivó a los alcaldes de zona (llamados “pasha”). Sólo logré hablar con dos de ellos, pero todo ha quedado en largas. En resumen, no tenemos autorización escrita sino verbal y con unos límites poco claros.

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]Recuerdo el caso de una migrante embarazada a la que golpearon en el estómago y, sangrando, se la llevaron en el autobús. Es muy grave.”[/four_columns]

Y el recibimiento de la población ¿cómo ha sido?

El Islam tiene muy metido el tema solidaridad con el pobre, por tanto cuando le decimos a la gente que ayudamos a los “negros” que no tienen nada, la mayoría lo entiende. Muchas veces ellos mismos son quienes les ayudan, hemos sido testigos en el mismo hospital de gente que nos ve atendiendo, se acerca, les da dinero o comida, o dice estar dispuesto a lo que sea. También tenemos una cosa a nuestro favor, todo el mundo sabe que no solo trabajamos para los inmigrantes; sino que contamos con un centro de formación profesional para marroquíes y entregamos alimentos a todos los que podemos. Esto sumado a muchos años de presencia en el mismo hospital por parte de las monjas. No obstante, a veces gente que viene a pedir nos recrimina que “siempre le damos a los negros”.

¿Como es el trato de la población hacia el inmigrante?

En Nador existe una cierta distancia y falta de hábito hacia el inmigrante, como también un temor mutuo. Nos han comentado que la población cercana a la valla ha tenido actitudes distintas: algunos incluso se han enfrentado a la policía al ver el trato que les proporcionan a los inmigrantes; y otros, al contrario, los denuncian.

 Cuando hay inmigrantes heridos o enfermos, ¿quién les avisa?

Después de un intento de paso de vallas o cuando hay palizas, en el 99% de los casos los trae la misma policía a través de Protección Civil, aunque también muchas veces los mismos inmigrantes son quienes nos avisan, especialmente aquellos que se encuentran heridos y se han quedado escondidos, o están enfermos.

Algunos inmigrantes aseguran que a veces los llevan directamente a Rabat aunque estén heridos. Recuerdo el caso de una mujer embarazada, que, según nos contaron, golpearon en el estómago y así, sangrando, se la llevaron igualmente en el autobús. Es muy grave.

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]Es inconcebible que no se permitan observadores in situ que pueden hacer un reportaje independiente, ¿qué impide esto en una Democracia?”[/four_columns]

Ante estas vulneraciones ¿que se puede hacer?

Para mí el punto esencial es que haya observadores de la zona.En este tema hay dos tipos de actitudes: están aquellos que de verdad quieren que no sufra el inmigrante y que se solucione el problema o los que un hacen juego político y social con este problema. Si de verdad queremos que esto se solucione, se deben buscar alternativas, y no solo denunciar.

Mi pregunta permanente es: “¿Qué podemos hacer inteligentemente para que haya soluciones humanas lo antes posible ? Yo creo que se debe poner al sistema en contínua contradicción de sus mismas afirmaciones democráticas, cuando se le hace peticiones a las que no responde y son elementales desde una Democracia.

Es inconcebible que no se permitan observadores in situ que puedan hacer un reportaje lo más independientemente posible, que simplemente testifiquen si son verdad o mentira las diferentes versiones contradictorias. ¿Qué impide que esto exista si tanto España como Marruecos son países democráticos?

¿Y desde Europa?

Necesitamos que Europa se implique más. Casi siempre se está pensando que se implique más en el control y en la seguridad; pero por qué no pedir también que se implique más en DDHH y que, por ejemplo,  la frontera sur de Europa sea un modelo
del respeto a los Derechos Humanos.

El único paso que ha dado en concreto es la presencia de ACNUR en Melilla, pero ello no basta porque solo tiene 6 meses de misión y su marco de trabajo es muy  puntual. ¿Por qué ACNUR Marruecos no está también en Nador? Me dijeron en una reunión que aquí tenían más dificultades, ¿qué diplomacia es ésta que no logran ni eso?

¿Por qué no importan estas cuestiones?

Puede haber muchas hipótesis. Una puede ser que exista algún interés político, económico y social al que le convenga que la situación siga así. Indudablemente, los inmigrantes pueden ser una magnífica moneda de cambio en la negociación Marruecos-España en sus relaciones comerciales.

Otra es que hay una especie de pereza social y política. En Melilla, por ejemplo, hay un sector de la población que lo único que piensa es en el miedo a los negros y no les preocupa tanto si a los negros les son respetados sus derechos humanos. Si el mismo interés que hay por la seguridad y los flujos, lo hubiese para solucionar las relaciones comerciales, económicas y políticas con el África subsahariana, que son la razón de una injusticia estructural que no permite el desarrollo igualitario, la situación sería otra.

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]Europa debe implicarse más. Pero no en control y seguridad, sino para que haga de la frontera sur un modelo de respeto a los Derechos Humanos”[/four_columns]

¿Qué necesita África?

África no solo necesita cooperación, necesita justicia. Necesita marcos de relaciones igualitarias y la misma mentalidad de emergencia que hubo con Europa después de la Segunda Guerra Mundial. Necesita un Plan Marshall con mucha más urgencia de la que la necesitó Europa. Es verdad que en esa época hubo 60 millones de muertos, pero África es una sangría permanente.

Hay medidas posibles, aunque algunos dirán que esto es utópico, pero si las mismas Naciones Unidas en la Cumbre Mundial de Desarrollo de Copenhague en el año 1996 propuso, para acelerar el desarrollo mundial, una serie de medidas que ningún país firmó, ¿cómo podemos decir que no hay medidas posibles? Naciones Unidas pidió un fondo de desarrollo mundial compuesto por el famoso 0,7 que no cumple nadie, el dividendo por la paz, que era el 3% de los gastos militares, y el famoso impuesto Tobbin sobre las transacciones internacionales.

También se propuso en esa misma cumbre la creación de un Concejo de Seguridad Económica Mundial que tuviera facultades para decidir la justicia o injusticia de determinadas transacciones internacionales, por ejemplo, porque los productos españoles o europeos pueden ser vendidos aquí sin impuestos o impuestos irrisorios y los países africanos tienen que cumplir unos aranceles grandes.

¿Con qué necesidades se encuentra el proyecto actualmente?

En el ámbito de la salud necesitamos un psicólogo, aunque sea a tiempo parcial. También sería bueno tener un agente de proximidad para realizar el reparto de materiales. En el ámbito humanitario necesitamos trabajar el tema de la alimentación en los montes. Nosotros lo podemos cubrir sólo parcialmente.

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]Los inmigrantes pueden ser una magnífica moneda de cambio en la negociación Marruecos-España en sus relaciones comerciales.”[/four_columns]

¿Cuál es la fase actual del proyecto?

Actualmente estamos con la construcción de un alojamiento temporal que contará con varias habitaciones. Esto surge a raíz de encontrarnos con muchísimos inmigrantes,  especialmente cuando había intentos de pasar la valla, que no son internados porque se considera que no tienen la gravedad suficiente, pero tampoco están en situación de irse a ningún lado.

El hospital tampoco cuenta con camas suficientes, teníamos que negociar con ellos que los dejaran estar donde fuese, en las esquinas de los pasillos… La idea es que puedan estar aquí al menos una o dos semanas.

¿En qué consiste el Foro Social de Ética y Espiritualidades?

Hace siete años yo cree una organización en Sevilla, “Iniciativa Cambio personal, Justicia Global”, que parte del convencimiento de que si la lucha social no va unida al cambio estructural con el cambio personal, no hay futuro. Es un autoengaño creer que basta la lucha social sin personas renovadas.

Una de las iniciativas fue crear un foro con otras organizaciones, de momento cada dos años, y es el Foro por el que me preguntas, entendiendo las espiritualidades no el sentido confesional. La cuarta edición de este Foro se dará los días 17, 18 y 19 de abril del 2015 y tratará sobre las nueve fronteras del mundo. Será un día en Melilla y otro en Nador, con un acto final y un concierto.  También habrá una marcha de los dos lados de la valla, será silenciosa y seria, sin concesiones a la politización fácil. De momento tenemos muy poco presupuesto para abordarlo.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

About Alumnos DateCuenta

Somos una entidad sin ánimo de lucro dedicada al mundo de la comunicación libre cuya escuela sirve como fuente de financiación de sus proyectos. Queremos revolucionar la enseñanza de las materias de la comunicación gráfica y escrita: nos autogestionamos, somos prácticos, económicos y ponemos el componente humano por encima de todo. Este artículo ha surgido de la tutorización a su autor/a.

Comentarios