4F, desmontando el montaje

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Cientos de personas ocuparon ayer el cine Via Laietana para estrenar el documental ‘4F: ni oblit ni perdó’, una investigación videográfica de 7 años cuyo objetivo es “dar a conocer la verdad sobre el caso 4F, uno de los casos de corrupción más graves que se han destapado en Barcelona.” Un caso que presentó muchas irregularidades que no impidieron el encarcelamiento de jóvenes y desencadenó la muerte prematura de una de ellas.

Por MÓNICA SOLANAS
Fotografía de JORGE LIZANA para FOTOMOVIMIENTO


“Dedico este momento a Rodri, a Patricia, a todos los que luchan contra la corrupción de este sistema cínico”. Mariana Huidrobo cerraba con estas palabras su intervención en el Cinema Patricia Heras de Barcelona. Muy pocos conocían esta sala, porque hasta ayer por la tarde no apareció: fue como se rebautizó al antiguo Palau del Cinema en la Via Laietana de Barcelona para proyectar el documental “4F: ni oblit ni perdó” (4F: ni olvido ni perdón). Un documental que ha tardado en salir a la luz 7 años, tiempo durante el que 15Mbcn.tv —la subcomisión de audiovisuales que nació el 15 de mayo de 2011— ha trabajado para realizar la investigación videográfica que ayer por la tarde se proyectó en la sala. Siete años en los que no se ha dejado de trabajar desde diferentes frentes para dar a conocer la verdadera historia de Rodrigo Lanza, Juan Pintos, Álex Cisternas, Alfredo Pestana, Patricia Heras.

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]El documental sostiene que el caso 4F fue un montaje político-policial para tapar los errores de un ayuntamiento.”[/four_columns]

Los cinco fueron detenidos el 4 de febrero de 2006, a los cinco se les imputaron cargos que numerosas pruebas y testimonios desmintieron durante el juicio. Los cinco acabaron marcados por unos hechos que se han llevado años de su vida, que se han llevado la vida de Patricia: el 26 de abril de 2011 decidió tirarse por la ventana de la casa en la que vivía. “Sentía que vivía en una cárcel”, afirma Silvia Villullas. Ella, como Mariana, la madre de Rodri, como todas las personas del entorno de los cinco acusados, entraron en una espiral de locura, en la vorágine de un montaje político y policial, uno de los más graves que se conoce en la ciudad de Barcelona. Llevan años intentando averiguar qué pasó realmente; jamás han obtenido una respuesta institucional. “Al contrario, se nos ha silenciado”. El documental nace para poder explicar la verdad del caso 4F.

Los responsables no han sido castigados. Ni los policías que torturaron tras la detención a los cinco jóvenes —dos de los cuales, Víctor Bayona y Bakari Samyang, han sido encausados por torturas a Yuri Jardine—, ni Montserrat Tura; ni el entonces alcalde Joan Clos; ni la jueza que instruyó el caso Carmen García Martínez; ni Jordi Hereu; ni Carles Martí, regidor de Ciutat Vella. La lista de culpables es más larga. “Todo ha sido un montaje policial y político, para buscar un chivo expiatorio que tapase los errores del ayuntamiento por permitir que un grupo de guardias urbanos fuesen solos a parar una fiesta en la que había más de mil personas y uno de ellos acabase tetrapléjico”. El documental refleja cómo la pieza clave del caso 4F se sostiene sobre “las declaraciones de dos policías (Bayona y Samyang) que han resultado ser dos torturadores, dictado por sentencia”. “Si el sistema admite que tiene fallos deja de funcionar como sistema. Por eso la policía mintió, no puede admitirse que el sistema falle porque entonces habría que cambiarlo”. “Se habían preconcebido los hechos y el resultado del juicio”, afirma Gonzalo Boyé —abogado de Rodrigo— en el documental.

Mañana lunes, a las 19.00h, tendrá lugar la reemisión del documental en el Cine Alexandra (Rambla de Catalunya, 90). El sistema, ese sistema que falló como tantas otras veces, decidió que sus mentiras valían más que la vida de Rodri, de Juan, de Álex, de Alfredo. De Patri. Ni sus familiares, ni sus amigos, ni las casi 800 personas que ayer asistieron al preestreno del documental, ni tantas otras personas que siguen trabajando, van a “parar hasta que todos conozcan la verdad del caso 4F”. Y los objetivos son muy claros: que se anulen las condenas y que se declare nulo el juicio del caso 4F; que se reabra el caso de torturas contra los jóvenes del 4F, archivado por la jueza Carmen García Martínez; que se condene no solamente a los policías que participaron en el montaje, sino también a los políticos y a los jueces; que se repare el daño causado a todas las víctimas del caso 4F, aunque sea imposible devolverle a la vida a Patricia Heras.

“El dolor es demasiado grande para dejar que los culpables duerman tranquilos…”

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

About Mónica Solanas

"Nací con un lápiz y una libreta en una mano, mientras con la otra arrastraba algún libro. La curiosidad hizo el resto." Mónica Solanas ha trabajado de muchas cosas, pero es ante todo periodista. También enseña (o "ayuda a aprender", como le gusta afirmar) en nuestra escuela de comunicación libre. Si te ha gustado este artículo, no te pierdas su blog.

Comentarios