La banda sonora de nuestro viaje cotidiano

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Son artistas que estudiaron en conservatorios, músicos profesionales que ponen la banda sonora de nuestros viajes cotidianos. Los escuchamos sólo durante treinta segundos porque las prisas nos obligan a seguir adelante, pero están en cada pasillo, en cada transbordo del metro. El fotógrafo Albert Piñol ha documentado en ‘Sintonia de Viatge’ la vida diaria de una treintena de ellos. | Por AITOR FERNÁNDEZ

"Sintonia de Viatge" | Foto: ALBERT PIÑOL

“Sintonia de Viatge” | Foto: ALBERT PIÑOL

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]No son mendigos, aunque lo piensen muchos, sino buenísmos profesionales“[/four_columns]

“No son mendigos, aunque lo piensen muchos, y la mayoría de las veces no se les valora por lo que son: buenísmos profesionales”. Así de tajante comienza la entrevista el fotógrafo Albert Piñol, que se ha acercado a la vida de una treintena de músicos que pasan su día a día tocando en el suburbano. Empezó a documentar sus vidas por curiosidad y ha llegado tener una complicidad muy grande con muchos de ellos. “La mayoría estaban encantados, sólo me pedían que les enviara la fotografía por e-mail, a cambio.”

El tema de los músicos en el metro es un tema recurrente para el fotoperiodista que empieza; sin embargo, no muchos son capaces de mostrar un nivel empático tan alto como el que muestran en estas imágenes. La importancia que Piñol le da a los enseres de los músicos -bolsas, carros “de la compra”, termos de café con leche- son unificadoras -al igual que el retrato frontal- y cómplices de la dureza del trabajo. “Los músicos están bajo tierra, solos” -sostiene Albert- “y el mundo está lleno de tarados.” Así, tienen que lidiar con gente ebria, con seguridad privada inoportuna y otros agresores cotidianos. Sorprendentemente, las cámaras del metro no les sirven como garantía de ninguna seguridad.

'Sintonia de viatge' | Foto: ALBERT PIÑOL

“Sintonia de viatge” | Foto: ALBERT PIÑOL

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]La exposición “Sintonía de Viatge” arranca su itinerancia en el Velcro Bar de Barcelona (c/Vallfogona, 10)”[/four_columns]

Para poder actuar en el metro de Barcelona los músicos tienen que pasar una serie de pruebas de calidad -un  casting- y estar dentro del cupo permitido por la entidad. Los músicos tienen una serie de puntos donde pueden tocar y no en todos los puntos se tiene la misma probabilidad de ganar dinero, así que los puntos se sortean. “Los músicos se han tenido que constituir en una asociación que deben de mantener económicamente”, explica el fotógrafo, “y el presidente es el que media con TMB.”

Para Albert es muy positivo que existan músicos tocando en el metro: “Pienso que te alegran el día, porque no sólo hacen música, algunos hacen pequeñas bromas y animan.” Sin embargo, no cree que TMB piense lo mismo. Los músicos tienen que abonar todos los trayectos que realizan y los vigilantes de seguridad -privada- no siempre los tratan correctamente: “A muchos los conocen perfectamente y siempre les están solicitando el permiso, de malas maneras.”

La exposición “Sintonía de Viatge” arranca su itinerancia en el Velcro Bar de Barcelona (c/Vallfogona, 10). Albert ya está preparando nuevos proyectos. Promete especialmente uno sobre la vida cotidiana de un anciano capitán de barco que finaliza sus días en una residencia de ancianos. La fotografía, como a muchos fotoperiodistas, le permite conocer temas a los que sin la cámara no se acercaría: “Para mí la fotografía ha sido importantísima. Yo venía del mundo industrial, un mundo muy oscuro. Durante mucho tiempo pensé que sólo servía para eso, pero ahora sé que soy también capaz de dar voz a mucha gente.”

"Sintonia de viatge" | Foto: ALBERT PIÑOL

“Sintonia de viatge” | Foto: ALBERT PIÑOL

 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

About Aitor Fernández

Fotoperiodista freelance para el massmedia hasta que fundó DateCuenta. Entre sus proyectos destacan “Las voces de los cayucos”, “Mujeres valientes” o “Vencidxs”, donde se recuperaron más de 100 memorias orales para entender nuestra historia más reciente. También es docente en nuestra escuela de comunicación libre.

Comentarios