La cigüeña de Burgos, memoria personal para reconstruir la colectiva

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

La historia de una cigüeña es la única que Jordi Conill contó a su hija Joana sobre la década que tuvo que pasar en la cárcel, hacia el final del Franquismo. Su padre nunca les habló de la prisión, ni a ella ni a su hermana. Joana dice que quizá fuera para no condicionarlas ideológicamente. Por eso ahora, 16 años después de la muerte de su padre, emprende un viaje documental para reconstruir todo lo que él decidió no contarle.

Por AITOR FERNÁNDEZ>

 

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]El PSUC fue dinamitado cuando el PSOE inició su estafa democrática.”[/four_columns]

Jordi Conill pertenecía a las Juventudes Libertarias y, junto a los también anarquistas Marcelino Jiménez y Antonio Mur, fue detenido y encarcelado por haber participado en varios atentados contra el Franquismo. Pusieron bombas. No con el objetivo de ejercer el terror entre la población, sino para derrocar a un Franco que ya daba sus últimos coletazos, aunque siguiera firmando penas de muerte hasta el final.

El padre de Joana fue uno de esos muchos condenados a pena de muerte. Era 1962 y, gracias a las organizaciones clandestinas, pronto comenzó una movilización social en Europa para detener las condenas; incluso el cardenal Montini presionó al Generalísimo para que las revocara. Y así fue: Jordi Conill sobrevivió, aunque no se libró de la tortura, ni de estar privado de libertad hasta cumplir los 33 años.

La experiencia en la cárcel de Burgos, que en aquel entonces era una auténtica universidad comunista, hizo que Conill se afiliara al PSUC, uno de los partidos políticos más mayoritarios durante la Transición y que, en palabras de Joana, “fue dinamitado cuando el PSOE inició su estafa democrática”. En Burgos los presos se prepararon para cambiar drásticamente la sociedad cuando pudieran recuperar su libertad. También se tejieron redes de solidaridad que evitaron la muerte de muchos presos. Todas estas circunstancias calaron hondo en personas como el padre de Joana.

“En mis 10 años de cárcel he experimentado experiencias personales y profundas como, de ninguna manera, pienso vivir fuera”. Así comienza el teaser del documental de La cigüeña de Burgos que Joana colgó hace una semana en una plataforma de crowdfunding. El documental ya ha superando el 100% de la recaudación mínima que la autora necesita para emprender ese viaje personal. Con ese presupuesto de mínimos podrá financiar los gastos de las decenas de entrevistas a personajes relacionados con la historia que quiere contar, historias de expresos políticos y militantes clandestinos. Conocerá mejor a su padre, pero no sólo eso.

Joana i Jordi Conill en una foto familiar en 1985.

Joana i Jordi Conill en una foto familiar en 1985.

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]Lo fundamental es que la gente hable, que podamos hablar de esto. Porque nadie habla de esto.”[/four_columns]

El proyecto de Joana parte de una necesidad personal. De conocer la versión ocultada de un padre que tuvo unas experiencias vitales que ahora serían imposibles de tener. Pero parte también, según Joana, “de recuperar la memoria colectiva de una forma natural, de hablar de todo aquello que nuestra generación ha tenido que recuperar con estas herramientas”. Una generación que sigue siendo privada a nivel social e institucional de una información vital para comprender y actuar en el mundo que nos rodea.

“Eso es lo fundamental”, afirma Joana, “que la gente hable, que podamos hablar de esto, porque nadie habla de esto”. Ella ha “sufrido mucho de silencio” en su casa, como se sufría y se sufre de silencio mediático, cuando nada se contaba y cuando nada se cuenta. Por eso, por el momento, proyectos como éste, ante tanta desidia institucional y social, son las únicas herramientas de las que disponemos para recuperar nuestra historia más reciente.

Para conocer cuál es la historia de la cigüeña, deberemos esperar a ver el documental en una sala de cine.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

About Aitor Fernández

Fotoperiodista freelance para el massmedia hasta que fundó DateCuenta. Entre sus proyectos destacan “Las voces de los cayucos”, “Mujeres valientes” o “Vencidxs”, donde se recuperaron más de 100 memorias orales para entender nuestra historia más reciente. También es docente en nuestra escuela de comunicación libre.

Comentarios