Pau Clarís 162 y la estafa de las preferentes

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Hoy es jueves. Como cada jueves a las seis de la tarde,  si uno pasa junto al número 162 de la calle Pau Claris en Barcelona, donde se encuentra el edificio de la Fiscalía Superior de Cataluña, verá a un grupo de personas de edad avanzada, pero gesto firme, que comienza a concentrarse en un pequeño corro… | Por CARLOS SUÁREZ

estafa-banca-estafa-preferentes-jueves-pau-claris-162-fiscalia-carlos-suarez

Si se acerca un poco más, podrá distinguir alguna pancarta en la que figuran textos como “Banqueros, ladrones, queremos nuestros ahorros” o “Estafados por el corralito español”. Este movimiento asambleario se hace llamar “Estafa Banca” y refleja una de las realidades más brutales e inhumanas de la actual crisis económica, la estafa de las llamadas “preferentes”

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]Como el que roba a un jubilado en la puerta del banco cuando acaba de comprar la pensión, así los propios bancos estafaron a miles de mayores en nuestro país.”[/four_columns]

El capital no entiende de escrúpulos

¿En qué momento decidieron los presidentes de las principales entidades bancarias estafar a ancianos, enfermos de alzhéimer, minusválidos, personas sin formación…?

Resulta difícil ponerse en el papel de aquel que engaña y estafa a las personas más vulnerables de una sociedad para obtener un beneficio propio a sabiendas del daño que está infringiendo. Esta falta de empatía ya fue descrita por el periodista de investigación del diario “The Guardian” Jon Ronson en su libro “¿Es usted un psicópata?”, en el que sostiene que “las grandes esferas empresariales están copadas por psicópatas”, “El sector bancario es uno de ellos, como prueba que base su éxito en explotar a los clientes.”

No son menos culpables de esta actitud criminal los directores y trabajadores de las entidades bancarias, que se defendieron posteriormente alegando desconocer en profundidad el producto que vendían. Esto, aunque difícilmente creíble, sería peor aún.  Estas personas son tanto o más culpables  ya que se sabían portadoras de la confianza de los clientes, clientes que en muchos casos llevaban toda una vida en la misma sucursal y con los que tenían un trato personal. La metodología en la mayoría de casos fue la misma, una llamada personal por parte de la oficina bancaria en la que se ofrecía un producto inmejorable con un interés muy alto y totalmente seguro. Se produjo por lo tanto una estafa sistemática.

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]Me llamó la directora de la caja para que pasase mis ahorros a preferentes porque sino lo iba a perder todo”[/four_columns]

Los afectados tienen nombre y apellidos

Volvamos a ese número 162 de la calle Pau Claris. Una vez integrado en el grupo de afectados, se puede constatar lo dicho anteriormente, el grupo está formado por personas de avanzada edad a las que esta estafa les ha golpeado de la forma más cruel. Como el que roba a un jubilado en la puerta del banco cuando acaba de comprar la pensión, así los propios bancos estafaron a miles de mayores en nuestro país. Era en este momento cuando más necesitaban unos ahorros que en muchos casos servían para cubrir las necesidades de toda la familia, castigada doblemente por la situación de desempleo de la mayoría de sus miembros. Les habían vaciado un colchón que, como en muchos casos alrededor de la geografía española, estaba sirviendo para ocuparse económicamente de sus hijos y nietos.

Basta con acercarse un poco más para constatar las duras realidades de cada caso. Casos como el de Antonia, de 61 años, que afirma llevar más de 40 años en la que es hoy Catalunya Caixa: “Confiábamos en ellos y nos han robado nuestro futuro, nuestra vejez”. Antonia y su marido de 70 años invirtieron en participaciones preferentes 71.000 euros, todos sus ahorros. “¿Dónde está la justicia?, ¿dónde están los jueces?”, se pregunta.  Cuando fue a reclamar su dinero recibió el mismo trato que el resto de afectados, las sonrisas y el trato cordial de meses atrás se habían convertido en rostros serios y palabras cortantes: “Me dijeron que era accionista de deuda subordinada, que esto es lo que marca Europa”.

Alberto es otro de los allí presentes y en su caso vemos como se repite la estafa sistemática por parte del banco. “Me llamó la directora de la caja para que pasase mis ahorros a preferentes porque sino lo iba a perder todo”, “hemos perdido los ahorros de toda una vida a base de hacer economía doméstica, de privarte de vacaciones, de no ir a cenar por ahí…” A este obrero de SEAT jubilado la crisis le ha golpeado doblemente, ya que además de haber perdido sus ahorros,  tiene una hija con discapacidad  y ha visto como le recortaban las ayudas a familiares de dependientes. “Me han hecho mucho daño cuando más lo necesitaba”.

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]Confiábamos en ellos y nos han robado nuestro futuro, nuestra vejez”, Antonia y su marido, de 70 años, invirtieron 71.000 euros, todos los ahorros de su vida.”[/four_columns]

De arbitrajes y esperanzas

Dentro de la tragedia que viven estas personas también hay motivos para la esperanza. En torno al megáfono por el que se van poniendo al día unos a otros, también se escuchan los casos de aquellos que han conseguido recuperar lo robado. Antonio afirma haber recuperado el total de sus ahorros al haberse acogido a arbitraje. “Yo no puedo estar 70 años ahorrando para que ahora lleguen unos ladrones y me lo quiten”, “Me ha llevado más de un año poder recuperar mi dinero”, dice Antonio, que todavía no ha logrado borrar de su rostro la expresión de rabia. Sorprende que pese a haber conseguido recuperar su dinero, Antonio sigue asistiendo cada jueves a la pequeña asamblea que se forma en la acera de Pau Claris, portando su correspondiente pancarta reivindicativa. “Seguiré aquí hasta que cobre el último”, concluye.  En el grupo hay más personas como Antonio, que pese a haber recuperado sus ahorros, siguen asistiendo cada jueves, ya que sirven de esperanza para aquellos que todavía desconocen cual será el futuro de sus ahorros.

Si algo bueno puede sacarse de esta estafa y de otras injusticas que acechan a nuestro país, son los vínculos de solidaridad formados entre diferentes personas y colectivos, que han visto claro que la unión hace la fuerza. Espero que un jueves de estos, al pasar frente al 162 de la calle Pau Claris ya no consiga ver a ningún grupo, ya no exista ninguna protesta y que Antonia, Alberto y tantas otras personas recuperen lo que es suyo y regresen, dentro de lo posible, a una tranquilidad de sobra merecida.

Esperanza y solidaridad en la lucha de los estafados por las 'preferentes' | Foto: CARLOS SUÁREZ

Esperanza y solidaridad en la lucha de los estafados por las ‘preferentes’ | Foto: CARLOS SUÁREZ

¿Qué son las “participaciones preferentes”?

Las mal llamadas participaciones preferentes son productos financieros de carácter perpetuo, emitidos por entidades bancarias extranjeras y que han sido puestas en circulación por bancos y cajas españolas. La rentabilidad de estos productos no estará nunca asegurada. Además, el titular de estas acciones no será el primero en recuperar su dinero en caso de bancarrota, sino el último, convirtiéndose así en víctimas preferentes.

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]Bankia colocó 3057 millones €; Santander, 2463 millones €; La Caixa, 2314 millones €”[/four_columns]

En la práctica, miles de personas han realizado un depósito en una entidad bancaria de forma perpetua, es decir, sin posibilidad de ser recuperado, a cambio de la promesa de un elevado tipo de interés pero sin ninguna posibilidad de amortización ni garantía.

Cuando en 2008 estalla la crisis, las entidades financieras comienzan una campaña de captación masiva de este tipo de inversiones entre sus propios clientes, tratando así de recuperar liquidez y sabiendo perfectamente que estaban ofreciendo un “producto tóxico” como una gran inversión o dicho de forma clara, estaban estafando a sus clientes.

Según el Informe sobre la comercialización de instrumentos híbridos de capital y deuda subordinada, en el año 2009 fue cuando se produjo un mayor número de emisiones de preferentes, siendo colocadas un total de 11.352 entre pequeños inversores. En el mismo informe se indica que fue Bankia la entidad que mayor número de acciones colocó (3.057 millones), seguida por el grupo Santander (2.463 millones) y las entidades que hoy forman La Caixa (2.314 millones).

 

 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

About Carlos Suárez

Graduado en Comunicación con mención en comunicación informativa, estudios superiores de sonido y fotografía, diversos trabajos en los massmedia... Ahora se abre camino con el proyecto documental "Desde el otro lado del charco", que recoge entrevistas de personajes clave que luchan contra los crímenes del Franquismo en España y Argentina.

There are 3 comments

  1. Pedro

    Mi cariño y solidaridad con todos los que luchan por salir de la pesadilla de las preferentes donde personas sin corazón le colocaron un producto que para nada era para ellos. Por favor que no digan que desconocían el alcalce. No hay mayor mentira que una verdad a medias y ellos sabían que el producto era perpetuo y que moverá un plazo fijo y eso no lo decían. Animo compañeros. Recordad SI SE PUEDE.

Comentarios