Se apagó el “corazón herido” de Bernabé

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Hijo de una familia rota por el Franquismo, asesinada, saqueada, desterrada. Ayer nos dejó Bernabé Sáez. Cuando lo entrevistamos para Vencidxs, evitaba que “la herida de su corazón” le hiciera llegar a un sentimiento de odio. | Por MÓNICA SOLANAS

Bernabé Sáez en 2010 | Foto: AITOR FERNÁNDEZ

Bernabé Sáez en La Pedraja, en 2010 | Foto: AITOR FERNÁNDEZ

[four_columns alpha=”0″ omega=”0″][dropcap_custom]”[/dropcap_custom]El Franquismo nos lanzó a la miseria, nos lo quitó todo.”[/four_columns]

Nos dio la noticia su amigo Ernesto Muro, un joven profesor que lo había conocido cuando Bernabé se acercó, en 2008, a una de sus clases con el manuscrito de su biografía: «A ver quién me puede pasar esto a limpio». Ernesto fue más allá: consiguió autopublicarlo con el título ‘Desterrados por el Franquismo’, que ya va por la tercera edición. «Intentaré escribir algo, a ver si algún medio se digna a hacerse eco de su muerte», nos dijo ayer Ernesto, muy emocionado, mientras se disponía a ayudar a llevar el cuerpo de Bernabé al tanatorio.

Bernabé Sáez (Santo Domingo de la Calzada, La Rioja, 1925) nos contó cómo perdió a su padre y a dos hermanos, asesinados a manos de los mismos fascistas que acabaron con un gobierno democrático en julio del 36. Nos relató cómo tuvo que vivir desde pequeño bajo puentes porque en ningún pueblo le querían como vecino; ni a él, ni a su hermano pequeño ni a su madre. Nos explicó cómo sus años de paso por cárceles le llevaron a formarse cultural y políticamente. Robaba para no morir de hambre; se negaba a servir a aquellos que habían asesinado a su padre.

«Comprendió pronto mi amigo Bernabé que a la vida había que jugarle con las mismas artes», así que, señala Muro, «hizo trampa siempre que pudo, desertó del ejército una y otra vez, declarándose insumiso avant la lettre, sisó a los estraperlistas, aquellos listos que jugaban con el hambre de los demás, e incurrió en farsas esperpénticas con ínfulas de atraco. Pero en aquella mesa de juego donde la ley tenía forma de embudo los errores se pagaban caros… Quince años de prisión y dos más en un Batallón Disciplinario.»

En 2010, Bernabé recuperó los restos de su hermano Damián: estaban en la fosa de La Pedraja, exhumada aquel mismo verano. «Me falta Eusebio, pero temo que ya no me dará tiempo. Estoy cansado y no tengo ninguna alegría». Su corazón sentía una herida muy fuerte que le hacía pensar en el odio, «pero no quiero llegar a eso. El Franquismo nos lanzó a la miseria, nos lo quitó todo. Y hoy seguimos sin ser reconocidos, mientras a ellos les dieron todo»

Ayer su corazón dejó de sentir. Los nuestros seguirán buscando Verdad, Justicia y Reparación. Que la tierra te sea leve, querido Bernabé.

…hay memoria en su voz, enmudecida…
Emilio Silva, Las fosas de Franco

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

About Mónica Solanas

"Nací con un lápiz y una libreta en una mano, mientras con la otra arrastraba algún libro. La curiosidad hizo el resto." Mónica Solanas ha trabajado de muchas cosas, pero es ante todo periodista. También enseña (o "ayuda a aprender", como le gusta afirmar) en nuestra escuela de comunicación libre. Si te ha gustado este artículo, no te pierdas su blog.

Comentarios