Empezar en la fotografía: “Si quiero algo voy a por ello, el no ya lo tengo”

El sábado 17 de noviembre tuvimos el placer de charlar con cuatro personas que se han formado en la Escuela DateCuenta, cuatro miradas distintas de la realidad que hoy han encontrado un espacio en el que vivir su pasión: la fotografía. Con la fotoperiodista Daniela Frechero y las fotógrafas Antonella Spaccini, Ylenia Miller y Jeisson Pulido repasamos dudas e inquietudes en una mañana repleta de buenos consejos.

se puede vivir de la fotografia

Jeisson Pulido en un momento del encuentro | Foto: WAYRA FICAPAL

Fotografía: se puede vivir de esto

Por MÓNICA SOLANAS | @monicontomate
Fotografía de WAYRA FICAPAL | @wayraficapal

Investigar y probar, lanzarse, salir a la calle con mil ojos, plantearnos retos: estas fueron las recomendaciones que más repitieron nuestras cuatro ponentes durante el encuentro con el alumnado de la Escuela DateCuenta en la Sala Maria Aurèlia Campany del Centre Cívic Pati Llimona. Y por encima de las demás, perseguir nuestro sueño poniendo en ello todo el empeño: el de hacer de la pasión fotográfica una profesión.

Unos días antes del encuentro, las alumnas y los alumnos de los diferentes grupos de la Escuela nos hicieron llegar preguntas que querían formular a nuestras invitadas. La temática fue muy variada: sus inicios en esta profesión, el desarrollo de los proyectos, la iniciativa y los encargos, los contactos, intereses personales y rentabilidad, precariedad laboral y sueldos decentes, el perfil del freelance y la dignificación de la profesión, canales para darse a conocer profesionalmente, relación con los clientes… Y una de las más repetidas: “cosas que te hubiera gustado saber antes de empezar”.

Uno de los muchos nexos era el que hacía referencia a los objetivos de su trabajo: contar historias. Daniela Frechero nos hablaba de hacerse “invisible y contar lo que está pasando”. Ylenia Miller nos explicaba cómo se basa “en lo que he vivido yo o las personas de mi entorno”. Y las cuatro coincidían en que, sean de la temática que sean, al final las imágenes siempre explican historias. También mencionaron, claro, el trabajo para llegar a esas imágenes. Además de investigar, se habló de la importancia de planificar: “utilizad una libreta y un boli; haced un dibujo o un escrito que refleje qué queréis hacer”.

Más allá de la fotografía, la orientación de sus trabajos es diferente. A Jeisson Pulido le gusta el retrato, “me lo planteo como un reto”. Antonella Stacanella descubrió el placer de la fotografía de arquitectura a través de los encargos que le llegaban; “me sirve para practicar”. Con el fotoperiodismo, Daniela Frechero se sintió “cómoda”. Ylenia Miller quiere que su enfoque conceptual de la fotografía “haga sentir a quienes vean mis imágenes”. Y como bien dijo Jeisson, “sigo investigando: quiero seguir buscando y encontrar otras perspectivas que también me gusten”.

Masterclass se puede vivir de la fotografía

Cartel del encuentro “Fotografía: se puede vivir de esto”, con una fotografía de Ylenia Miller

Darse a conocer profesionalmente fue otro de los temas de los que se habló. Daniela trabaja mucho a través de contactos: “A veces no los hay y entonces tienes que ofrecerte. Buscad redes para contar lo que hacéis, también asociaciones y ONG”. Jeisson defiende la importancia del boca a boca, el valor de “hablar con la gente”. “Vais a recibir muchas negativas, ¡seguid!”, animaba Ylenia. El trabajo de darse a conocer es indispensable para quienes trabajan como freelance, lo que significa “muchas horas de trabajo”. Por eso las cuatro defendieron el uso de las redes sociales como herramientas de difusión. “Internet me permite promocionarme. Si mi trabajo no sale de mi ordenador no lo ve nadie”, afirmaba rotunda Antonella. Jeisson explicaba cómo la creación de su página web permitió una mayor difusión de su trabajo; más allá de esta función de escaparate, también apoyó el uso de las redes sociales como un espacio “para empaparme de ideas, una herramienta que me llena de inspiración”.

Ponerse delante de alguien con una cámara no siempre es cómodo para quien vamos a fotografiar. También nos hablaron de cómo relacionarnos con ese otro. Ylenia recomienda “dejar de lado los prejuicios y mirar a la gente con buenos ojos para ver sus cosas bonitas”. Para Daniela es fundamental “conectar con las personas con respeto y dignidad”. Jeisson también habló de respeto “y empatía: estás invadiendo su alma”.

Por supuesto, el tener que combinar trabajos con los que asegurar un sueldo con la fotografía profesional fue pregunta recurrente. Ylenia lo resumió de una manera muy gráfica y muy positiva: “A lo mejor debes trabajar en algo que no te gusta, pero piensa que es por un propósito, por tu pasión”.